Alberto Fernández se someterá a un bloqueo por su hernia de disco lumbar y continuará recluido en Olivos

El presidente Alberto Fernández padece fuertes dolencias en la zona lumbar que lo llevaron a permanecer internado en el Sanatorio Otamendi durante la tarde del martes. Por indicación de la Unidad Médica Presidencial, el mandatario se realizaría hoy el bloqueo necesario para disminuir el dolor a través de la aplicación de corticoide.

Luego de haber recibido la indicación de reducir su movilidad producto de la hernia de disco lumbar que sufre, el mandatario se someterá al procedimiento que se hace en quirófano, y que consiste en introducir una pequeña aguja fina, llegar hasta la raíz nerviosa donde se aloja el dolor y administrar la medicación.

Si bien en un principio el Presidente reveló que la infiltración tendría lugar el día viernes, fuentes oficiales aseguraron que lo haría hoy, luego de cumplir con sus tareas correspondientes desde la quinta de Olivos como lo hizo durante la semana.

Se trata del segundo paso en el tratamiento médico que inicia con la receta de analgésicos y corticoides intramusculares. De fallar también el bloqueo radicular, puede darse pie a una microcirugía.

El parte médico difundido por Presidencia el martes por la noche señala que tras la asistencia al Otamendi al jefe de Estado “se le realizaron los estudios correspondientes, evidenciándose una hernia de disco lumbar, por tal motivo se realizará un bloqueo radicular programada en 48 / 72 horas”, es decir, una intervención que apunta a lograr una mejoría duradera al dolor “mediante el uso de antiinflamatorios esteroideos (corticoide)”.

Las 48 horas necesarias para el bloqueo deben respetarse debido a que el mandatario toma anticoagulantes producto a la afección pulmonar que sufrió en 2019, y para realizar el procedimiento se necesita cortar el efecto de los mismos.

“El dolor se aplacó, pero debo acotar mi movilidad”, contó Alberto Fernández sobre su estado de salud. En la misma sintonía, desde su entorno aseguran que se trata de una operación sencilla que se realizará en el sanatorio en el barrio de la Recoleta y detallan que se encuentra en buen estado y con poca dolencia.

La portavoz presidencial Gabriela Cerruti, a su parte, reveló que los detalles de la intervención serán comunicados a través de un nuevo parte médico oficial al tiempo que aclaró la salud del Presidente configura un tema sensible. “Mientras tanto se encuentra cumpliendo con su agenda desde Olivos”, expuso en la habitual conferencia del prensa de los jueves.

Por la mañana, el jefe de Estado recibió en Olivos a la reelecta intendenta del municipio rionegrino de General Roca, María Emilia Soria, ex diputada y hermana del ministro de Justicia, Martín Soria.

Durante el intercambio, la intendenta reconoció “el inmenso trabajo que hizo el Gobierno nacional en estos tres años y medio en cada uno de los municipios del país”.

Al jefe de Estado se lo vio de pie, recorriendo los jardines de la quinta presidencial junto a Soria. A media mañana, junto a su jefe de asesores de la Presidencia, Antonio Aracre, se reunirá con las CEOs de Accenture, Sofía Vago; de Endeavor, Julia Bearzi; de Natura, Verónica Marcelo; de Merced, Cecilia Giordano; y de Unilever, Laura Barnator.

Estaba prevista la oficialización del llamado a licitación para la obra del Canal Magdalena, pero apenas iniciada la mañana de este jueves la actividad se pospuso para la semana entrante con la intención de poder anunciarlo en un acto por tratarse de un suceso de trascendencia.

La semana entrante el mandatario deberá encabezar un viaje a República Dominicana para participar de la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado regionales y europeos. A pesar de su actual estado de salud, la portavoz confirmó su asistencia al intercambio que tendrá lugar el 24 y 25 de marzo en Santo Domingo.

Fuente: NA