El Papa Francisco expresó que quiere venir a la Argentina y reveló que estuvo a punto de hacerlo en 2017

El Papa Francisco habló sobre una posible visita a la Argentina por primera vez desde que asumió en el Vaticano y declaró que “después de una elección ciertamente que sí” podría venir al país, aunque dependerá de “miles de factores”. Además, aseguró que su regreso “estaba planeado en diciembre del 17”.

“Yo quiero ir a Argentina. Quiero”, expresó en una muestra de deseo el Sumo Pontífice.

Francisco, en declaraciones con Infobae, explicó los motivos por los que todavía no pisó suelo argentino en calidad de Papa: “Se iba a ir primero a Chile, después a Argentina y Uruguay. El plan era ése. Pero ¿qué sucedió? Que Bachelet terminaba su gobierno y las elecciones eran precisamente por esa época. Entonces tuvimos que pasar a Chile en diciembre y ya ir en enero a Argentina y Uruguay… En enero no encontrás ni al gato. Entonces se cambió el programa y se hizo Chile y Perú y quedó Argentina y Uruguay para después: y ese `después´ es lo que estamos esperando la coyuntura”.

“O sea, no hay una negación de ir, no, de ninguna manera: estuvo planeado el viaje. Yo estoy abierto a que se dé la oportunidad”, agregó.

El regreso del Papa: un viaje que depende de muchos factores

El Padre Santo aseguró habló de “miles de factores” cuando le preguntaron sobre las implicancias de concretar un viaje hacia Argentina: “Primero, la voluntad de que yo vaya. Creo que eso está. Segundo, la coyuntura sociopolítica, que a veces la visita de un papa puede ser usada en todos los lugares. Que no sea usada ni para un lado ni para otro, ¿no?”.

Francisco deslizó la posibilidad de definir una futura visita después de la elección presidencial de este año, próxima a realizarse el 22 de octubre.

“Podría pasar. Después de una elección ciertamente que sí. Por eso en tiempo electoral no se hacen viajes en los países para evitar que la presencia sea usada por el partido gobernante para una reelección o algo por el estilo”, afirmó.

Con incertidumbre y especulaciones de por medio, el Papa se negó a brindar una certeza sobre su presencia en Argentina: “No. No sé, porque son estas cosas que se arman ahí. Pero ciertamente estuvo planeado y si no se fue, es por el mes, ya”.