La inflación de febrero fue del 6,6% y superó el 100% interanual por primera vez en más de 30 años

Luego de tres décadas, la inflación traspasó la simbólica barrera de los tres dígitos. Impulsado por el aumento de los alimentos y precios regulados -entre ellos, tarifas de servicios públicos-, el índice de precios al consumidor (IPC) marcó 6,6% en febrero y superó el 100% en la medición interanual. Los expertos anticipan que este mes se acelerará.

El incremento interanual fue de 102,5%. Se trata de la variación más elevada desde septiembre de 1991 (115%), meses después de que se lanzara la convertibilidad con el objetivo de dejar atrás dos episodios de hiperinflación en la Argentina. Febrero de 2022, en cambio, había mostrado avances anuales de 52,3%, la mitad de lo que refleja actualmente.

En el primer bimestre, el IPC del Indec acumula ya un alza de 13,1%, mientras que la inflación núcleo –que no contempla precios regulados ni estacionales– mostró un avance de 7,7%. En enero la llamada “core” había sido de 5,4%. Los precios de los alimentos –impulsados principalmente por la suba de la carne, que mostró incrementos de más del 30%– subieron 9,8%. Ese fue el capítulo que tuvo mayor aumento el mes pasado. Detrás de los alimentos vinieron los rubros comunicación (7,8%), restaurantes y hoteles (7,5%), bienes y servicios varios (6,5%), y recreación y cultura (6,1%).

En el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que hace el Banco Central (BCRA), los analistas habían estimado una inflación mensual de 6,1% para el mes pasado y una para todo el año de 99,9% interanual. Pero quienes mejor habían pronosticado esa variable en el corto plazo esperaban 6,2% para febrero y 102,9% para 2023. Esto implica que la suba de precios oficial estuvo por encima de lo esperado por el mercado. Los participantes del REM revisaron las previsiones para los períodos siguientes: ubicaron la inflación en 81,7% para 2024 y en 53,8% para 2025.

Fuentes oficiales habían anticipado la semana pasada que el Ministerio de Economía, según el relevamiento que hace la Secretaría de Programación Económica, trabajaba con un número para febrero de entre 5,8% y 6,2%. En esa misma oficina, luego del dato de enero, habían dado de baja la posibilidad de que, en abril, la inflación comenzara con un tres adelante.

En enero, la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, había celebrado que la inflación no llegara a los tres dígitos al cierre de 2022. Sin embargo, ya ese mes, el incremento de precios para los más pobres -las canastas básica total y alimentaria- superaban con creces esa variación anual. “El primer objetivo que se planteó el ministro Sergio Massa cuando asumió fue que la inflación a final de año no llegara a tres dígitos, tal como estaban pronosticando algunas consultoras y los medios de comunicación. También que se planteara la reducción de un dígito cada 75 días. Entendemos que ese objetivo se está cumpliendo”, había asegurado Cerruti entonces. Son palabras que quedaron vapuleadas por los hechos. Igual que la “guerra contra la inflación” que el Presidente lanzó un año atrás para combatir el alza de precios.

Massa sigue atado al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para contener la inflación. Ayer, el organismo reconfirmó que el ministro mantiene la meta de 1,9% del PBI de déficit fiscal para este año, aunque compensando gastos “imprevistos”, como la moratoria previsional impulsada por el kirchnerismo. Sin embargo, dejó abierta la posibilidad de que el ministro de Economía vuelva a usar adelantos transitorios (0,6 puntos del producto), una limitación que Massa se había autoimpuesto para dar señales al mercado. En Economía no confirmaron si usarán o no esa emisión directa.

Además, el FMI flexibilizó las metas de acumulación de reservas -sobre todo en el primer trimestre- por el impacto de la sequía en las reservas y aseguró que desembolsará US$5400 millones a fines de este mes. Por otra parte, pidió al ministro seguir manteniendo tasas de interés positivas, pese a que en Economía advertían que, por ahora, el Banco Central (BCRA) no estaría dispuesto a volver a elevar los tipos de interés pese a la aceleración inflacionaria. Esto podría cambiar.

Massa trabaja con un sendero de precios y una canasta congelada con varios sectores de la economía, entre ellos, los de consumo masivo. El mes pasado, lanzó además “Precios Justos Carne” como consecuencia de la aceleración de los valores mayoristas en Cañuelas.

“Bajar la inflación es un desafío que nos impone seguir tomando medidas”, había dicho un mes atrás. Entonces, trabajaba la posibilidad de conseguir un REPO, un crédito en dólares contra bonos, para reforzar las reservas. No llegó aún.

El viernes pasado, en un discurso en Río Negro, la vicepresidenta Cristina Kirchner cuestionó el alza de la inflación que se registra en el gobierno que comparte con Alberto Fernández. “Cuando teníamos salario alto teníamos inflación, pero no ésta”, alertó luego de mencionar el salto al 100%. “Estamos sin moneda”, había cuestionado antes.

Los analistas privados advierten que la inflación de este mes, que suele ser estacionalmente la más caliente del año, puede llegar a 7% por el impacto de aumentos en indumentaria, tarifas, colegios privados y medicina prepaga.

Fuente: La Nación