Semana clave con el FMI: apremiada por los plazos, una misión oficial viaja hoy a Washington

Después de varias semanas de postergaciones, fuentes del Ministerio de Economía dijeron que hoy por la noche viajaría finalmente parte del equipo económico a Washington para reunirse con autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) y que aspiran a tener listo el próximo viernes el staff level agreement (acuerdo técnico sujeto a la aprobación del directorio).

Según estas mismas fuentes, no se descarta que el ministro de Economía, Sergio Massa, deba suspender la campaña y viajar entre el jueves y el viernes para el cierre del acuerdo. El total de desembolsos podría ser de US$8500 millones hasta fin de año, aunque los plazos de los sucesivos desembolsos aún no están acordados.

Las novedades habrían surgido de una conversación que, según informaron fuentes de Economía, mantuvieron ayer Massa y la directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

Los tiempos apremian, ya que entre el 31 de este mes y el 1° de agosto los vencimientos con el FMI suman US$3400 millones. De acuerdo con la consultora 1816, para que llegue un desembolso antes de esas fechas debería haber un acuerdo con el staff a más tardar esta semana y el directorio del organismo debería reunirse antes de los tiempos habituales.

“Las sucesivas postergaciones en el viaje de funcionarios argentinos a Estados Unidos sugieren que no es sencillo llegar con las fechas. De aquí al final del mandato de Alberto Fernandez los vencimientos con el FMI son de US$7700 millones. Si bien hay incentivos al acuerdo, no pareciera estar siendo fácil definir condiciones (suponemos que el Fondo exige al menos una devaluación, apenas un mes antes de las PASO). A diferencia del pasado, esta vez Argentina incumplió todas las metas y, aprobando la revisión, el staff del FMI puede creer que compromete demasiado su credibilidad”, opinó la consultora.

En este sentido, le asignó un 40% de probabilidad al desenlace en que el FMI cede y desembolsa sin cambios relevantes de política (quizá poniendo impuestos a las importaciones), evitando el default.

En menor medida, en 1816 ven otros dos escenarios con una probabilidad del 25% cada uno: ninguno cede y la Argentina paga con yuanes o ninguno cede y la Argentina va al default. En el primer caso, el inconveniente es que el país ya usó US$3150 millones del swap chino y si afronta los vencimientos del FMI que quedan del mandato de Fernández con la moneda china se alcanzaría e incluso se superaría el tramo de US$10.000 millones supuestamente aprobado por el país asiático. Además, con este plan las reservas netas podrían llegar a -US$21.700 millones (-US$7300 millones de hoy, más –US$6700 millones de ventas en el MULC/CCL y -US$7700 millones en pagos al FMI).

Por su parte, la consultora Anker también indicó en su último informe que cree que, tanto el Gobierno como el FMI, tienen incentivos a acordar, por lo que su escenario base es el de un acuerdo light que no satisfará a ninguna de las partes, pero permitirá evitar una ruptura. Al respecto, igual planteó al menos dos interrogantes. El primero es que el mundo de la burocracia no siempre encuentra las herramientas para ejecutar las voluntades políticas. “La cadena de autorizaciones necesarias para una solución pragmática puede no estar disponible en este caso”, señaló. El segundo interrogante es si China tendrá o no la disposición de volver a convalidar el uso del swap de monedas para cancelar los vencimientos con el FMI, proveyéndole al Gobierno grados de libertad para rechazar las exigencias del Fondo en lo cambiario.

En tanto, la consultora LCG dijo en su informe semanal que posiblemente se acuerde un formato de metas livianas para este año contemplando los efectos de la sequía, pero sin alterar los criterios por los cuales se va a evaluar el programa.

Por último, el informe de FMyA sostuvo que lo más probable es que se llegue a un acuerdo express o como Plan B, se terminaría pagando con yuanes. “Hay otros caminos poco probables, como forzar una devaluación, lanzar un dólar soja o endurecer el cepo. Seguimos asumiendo que ni al Gobierno, ni al FMI ni a China les conviene hacer olas antes de las PASO, y lo más probable es un acuerdo transitorio o pago con yuanes. ¿Default? Obviamente que un default al FMI genera tensiones, pero no lo vemos probable. Igualmente, según entendemos, en el corto plazo no habría consecuencias duras; sobre todo en términos de desembolsos de organismos internacionales”, cerró.

Desde el martes, entonces, estarían en Washington el viceministro Gabriel Rubinstein; el jefe de Asesores, Leonardo Madcur; el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, y por el Banco Central, Lisandro Cleri y Jorge Carreras. El objetivo, cerrar el viernes el acuerdo y despejar lo más posible los vencimientos de este año, en pleno proceso electoral.

Fuente: La Nación