Sortearon a un nuevo juez para la causa de las postergadas elecciones en Boca Juniors

La causa de Boca Juniors escribió una nueva página en su dilatado conflicto judicial durante las primeras horas del miércoles: el juez Sebastián Font, a cargo del juzgado 36°, fue sorteado al frente del proceso que hace una semana suspendió los comicios y en las últimas horas cambió de magistrados en dos ocasiones tras las decisiones de Alejandra Abrevaya y Analía Romero.

Independientemente de qué juez finalmente se queda a cargo de la causa, lo más importante sobre el tema de los comicios es la cuestión de fondo que está a cargo de la Cámara, que debe definir qué medidas toma con la apelación de la cautelar. Si decide darla de baja y habilita las elecciones el domingo 17 de diciembre, el nombre de quien lleve la cuestión de fondo pasa a un segundo plano.

Los comicios para elegir al futuro presidente del club de la Ribera continúan suspendidos en un clima de incertidumbre, a raíz de las complicaciones judiciales que atraviesan el proceso electoral. La jueza Alejandra Abrevaya, inicialmente a cargo de la causa, decidió apartarse tras tomar medidas cautelares que suspendían las elecciones previstas para el pasado fin de semana, en base a presuntas irregularidades en el padrón electoral detectadas.

Hay que recordar que el conflicto se originó por una denuncia de Andrés Ibarra, candidato a presidente por el espacio opositor, quien junto a Mauricio Macri cuestionó la incorporación de más de 13.000 socios al padrón en un lapso que les pareció sospechoso, sugiriendo un manejo inapropiado en los tiempos de adecuación de socios adherentes a socios plenos. Esto llevó a una pugna judicial que derivó en la suspensión del acto electoral.

La magistrado Analía Romero, quien fue designada para reemplazar a Abrevaya, también optó por excusarse de intervenir, alegando su condición de socia de la institución desde 2013, durante la gestión anterior que tuvo como titular a Daniel Angelici, personaje cercano a la oposición y presidente del club en el período 2011-2019.

“Considero prudente excusarme de entender el presente proceso, a fin de preservar la debida administración de justicia y neutralizar cualquier temor de parcialidad que tal circunstancia pudiera albergar en los sometidos a juzgamiento”, explicó Romero en el escrito, apartándose del caso.

La tensión en torno a las elecciones se acentuó tras la movilización liderada por el actual vicepresidente y candidato del oficialismo Juan Román Riquelme, quien expresó su confianza en el sistema judicial y su deseo de que se habilite la participación de todos los socios en los comicios. Además, el histórico número 10 del Xeneize volvió a remarcar ante los miles de fanáticos que se hicieron presentes en las cercanías de la Bombonera que la oposición busca la intervención judicial de la institución.

“Primero que nada, les quiero dar las gracias de verdad. Hoy es un día maravilloso. A todos los que vinieron, hoy nos quitaron las posibilidad de disfrutar de un gran día. Hoy teníamos que votar y estar disfrutando de estar pisando el campo de juego. Hoy tendríamos que estar disfrutando de una fiesta porque el club es de todos ustedes”, fueron las primeras palabras de JR.

“Lo único que tenemos que entender es una cosa: el club es de ustedes”, insistió. Y agregó: “No podemos permitir, y se los pido por favor, no nos pueden intervenir el club. Ustedes les prestan la cancha nuestros jugadores, esa es la verdad. Les pido por favor, no podemos dejar de ninguna manera que nos intervengan el club. Eso es lo que quieren. No piensen en otra cosa que eso, no se dejen comer la cabeza en otra cosa que eso, el señor va a intervenir nuestro club, eso no puede pasar”, agregó Riquelme frente a una multitud.

Por su parte, la oposición hizo un fuerte descargo tras la presentación del actual vicepresidente. “Desde Unidos por Boca rechazamos enfáticamente las mentiras y operaciones provenientes del oficialismo. Lo dijimos en reiteradas oportunidades y lo volvemos a sostener: queremos votar cuanto antes de manera transparente y sin trampas. Si la dirigencia actual hubiese accedido a revisar el padrón con consultores técnicos de ambas partes y el mismo perito informático que detectó las irregularidades, todos los socios hubiésemos elegido autoridades nuevas. Pero Riquelme y Ameal no quisieron votar”, indicaron en un comunicado.

En paralelo a este entramado político-deportivo, se registró una preocupante situación de seguridad que giró en torno a Abrevaya, quien reveló haber recibido amenazas, tanto directamente como hacia su entorno familiar, llevándola a presentar una denuncia formal y resultando en la adopción de medidas de seguridad por parte de la Policía de la Ciudad.

Todas las miradas están puestas en cómo resolverá la Cámara la situación de la medida cautelar. De darse de baja la misma y habilitarse las elecciones, se podría avanzar hacia la planificación de nueva fecha para los comicios. La decisión de la Cámara será crucial para determinar si la votación se llevará a cabo en lo inmediato (solo queda como opción el domingo 17 de diciembre) o si deberá esperarse hasta 2024 para que los socios de Boca elijan las nuevas autoridades que comandarán el club.